Inicio Hdades. de Penitencia Santo Entierro

Muy Antigua y Fervorosa Hermandad y Archicofradía de Nazarenos del Santo Entierro de Cristo, Santo Descendimiento de la Cruz, María Santísima de las Angustias, San Juan Evangelista, María Magdalena y Nuestra Señora de los Dolores

Tres pasos, el primero de misterio, escenifica el momento en que Jesús ya muerto esta acompañado de su Madre, Maria Magdalena y San Juan Evangelista, justo el momento antes de ser bajado de la Cruz. El cristo del Descendimiento es obra de Juan de Astorga de 1.820, las tallas de Maria Magdalena y San Juan son de Duque Cornejo, la Virgen de los Dolores, es obra del sanluqueño Rafael Sánchez.-Palencia Colorado. En el segundo de los pasos representa a Cristo yacente en el sepulcro, es talla anónima, aunque la cabeza es más antigua, datándose en el S XVII, el cuerpo es mas actual y de debe a Gabriel Cuadrado. El ultimo paso procesiona la Santísima Virgen de las Angustias Bajo Palio, es talla de Duque Cornejo.

Fundada en el Hospital de San Andrés en el año 1550, por la fusión de dos Hermandades, la del Descendimiento y la del Santo Entierro. Por los años 1700, la organización de la cofradía no se hacía en la capilla , sino en la plaza de San Pedro, donde se colocaban tres cruces en tres piedras  redondas con huecos centrales y se sacaba un púlpito donde él sacerdote predicaba el sermón del descendimiento, para ello la figura del crucificado  tenía brazos articulados con lo que se daba mayor realismo al acto; una vez descendido el Cristo de la Cruz con el sudario, se depositaba en el sepulcro para seguidamente empezar la procesión del Entierro, y donde los “”pedidores””, dos hermanos con túnicas especiales empezaban a pedir una limosna para enterrar a Cristo.

Esta ceremonia se realiza hasta que se vende la capilla, motivada por la ley de la desamortización, que pasa a monos profanas convirtiéndose en almacén de carretas y aperos de labranza, buscando la Hermandad refugio en la Parroquia de San Pedro.

En 1900, doña Patrocinio Mesa y Moreno, esposa de Don Juan López Martínez, adquirió la antigua capilla y la arregló y reformó poniéndola en condiciones de albergar nuevamente a la Hermandad, a la que cede para que vuelva a su antigua ubicación.

Túnica negra con cíngulo negro, en los tres pasos.